¡eBook gratis!

Hoy tienes disponible en Amazon el eBook de Enseñando a Nicolás ¡completamente gratis! Sí, como lo oyes. Un eBook de romántica erótica gratuito... pero por tiempo limitado, ¡así que corre!

Ya son muchos los que lo han pillado y espero leer vuestras impresiones pronto ;) ¡No dudéis en decirme qué os ha parecido!

Gracias a las descargas de hoy, Enseñando a Nicolás se posiciona en el número uno de su categoría: ficción erótica, en los Top 100 gratis.

http://www.amazon.es/gp/bestsellers/digital-text/1335555031/ref=zg_bs_fvp_p_f_1335555031?ie=UTF8&tf=1

¿Lo quieres? Dale click aquí.

¡Espero vuestras impresiones!

Unas locas, mágicas y catastróficas Navidades

Os dejo aquí el relato que escribí para la antología de 7 Deseos de Navidad. ¡Eso sí! Recuerdo que el libro completo tiene seis historias más de seis fabulosas autoras ;) No os los podéis perder.




«Linda Ferrer», citaban las negras letras de la plaquita blanca, al lado de la puerta de su despacho.


Con un cansado suspiro, abrió la puerta y se dejó caer en su sillón. Llegaban las Navidades y todo lo que tenía eran su piso, su trabajo, su gato, sus amigos y sus torres de libros y películas. Nada de príncipes, apoteósicos y dulces finales llenos de risas, encuentros románticos o apasionantes aventuras. ¡Menos mal que, siendo cirujana, no tenía problemas con las facturas!


Pero Linda ansiaba algo más. Salvaba algunas vidas, perdía otras. Ayudaba a la gente y su trabajo era algo que la apasionaba, pero ¿qué tenía a parte de un empleo maravilloso? Unos amigos de fábula que siempre la apoyarían, pero que no estaban ahí con ella cuando llegaba la noche y volvía a casa.


Con ganas de llorar, encendió el ordenador y la radio, pasando canales distraída mientras la pantalla comenzaba a mostrar las imágenes de carga.


De repente, escuchó a su amigo Malcolm. Y sonrió.


A veces ocurría. Se sentía vacía, deprimida… pero eso eran tonterías. Tenía un piso precioso en el centro, unos amigos maravillosos, un trabajo que no sólo la llenaba sino con el que ayudaba a la gente y un gato un tanto peculiar al que quería con locura.


Escuchando a su amigo, repasó un rato las fichas de sus pacientes, pero estaba tan cansada que no pudo continuar. Volvió a apagar la máquina y se cambió a su atuendo habitual.


Estaba cansada. Últimamente no paraba en el hospital. Había tenido que volver a cancelar la cita con sus amigos de toda la vida. Una más y la secuestrarían para sacarla de casa o del centro.


Cerró, ya cambiada a sus ropas de diario, la puerta de su despacho y salió. Saludando aquí y allí a compañeros de trabajo, llegó hasta su coche y enfiló hacia casa.


Puso la emisora de Malcom, pero estaba sonando una canción. Se animó y empezó a cantarla cuando la reconoció.


―Why you gotta be so rude? Don’t you know I’m human, too? Why you gotta be so rude? I’m gonna marry her anyway. Marry that girl, no matter what you say. Marry that…


Las palabras murieron en su boca cuando divisó una caravana morada en medio de una acera. Era encantadora, estaba llena de luces y colores y quedaba totalmente fuera de lugar en medio de una calle a la que ni si quiera habían llegado aún los adornos navideños.


Como hipnotizada, aparcó el coche y se dirigió hacia el vehículo. Incluso mientras escuchaba la campanita que se meneó al abrir la puerta, no se lo creía. ¿Qué hacía ella ahí? Si no soportaba esas cosas… ¡Por Dios, era cirujana! Sabía perfectamente que prácticamente todo tenía una explicación científica. Y mantenía firmemente que, lo que no, era porque aún no se disponía de los medios necesarios para su estudio.



Reseña de Enseñando a Nicolás

Las sorpresas me enamoran... y ésta que me he encontrado en una página web no es para menos.

En Hablando de sexo hay de todo. Todo lo relacionado con el sexo, la sexualidad y las experiencias de la autora de la web.

¡Y hay una reseña de mi libro: Enseñando a Nicolás!
«La historia es genial y las escenas de sexo, ni para que les cuento, sobre todo el sexo en público, los juegos de roles, además que las fantasías de ambos» de Hablando de sexo.

¿Quieres leer la reseña completa? Visita su web.

Reseña de 7 deseos de Navidad

Como ya sabéis, en Navidades publicamos siete autoras una antología navideña: 7 Deseos en Navidad.

Pues pululando por ahí me encontré con esta crítica de mi relato en el libro:

«Unas locas, mágicas y catastróficas navidades (Sonia Fraez)

Ahora nos toca este relato de una autora que no muchos conocen pero que, si se lanza, dará de qué hablar. El relato es comedia pura y dura. Tiene sus puntos buenos, esos golpes de humor así como de ternura, sexo, etc. pero lo que más caracteriza a esta autora es, sin duda, la comedia porque escribe de tal forma que es que te partes de risa con ella y con las ocurrencias que se le ocurren, más aún en este relato que me encantó cuando lo leí.


Los personajes de Unas locas, mágicas y catastróficas navidades
De los personajes, hay dos, como en los anteriores, pero, igual que ha ocurrido con el de Dama Beltrán, en el de Sonia Fraez me quedo sólo con la protagonista femenina dejando a un lado a su pareja, Elián. Así que hablaré sólo de Linda…

¿Qué os cuento de ella? Bueno, que está medio loca jajajaja, digamos que las casualidades y ella no se llevan muy bien, eso o cierto fantasma que hace de todo por llevarla por el buen camino. Es una de las mejores en su profesión y le gusta hacer bien las cosas, y controlarlas, así que cuando no puede hacerlo la cosa se puede desmadrar porque, aunque lo intenta, no lo termina de conseguir, al menos en este relato.


Es un personaje con mucha fuerza, la verdad es que llama mucho la atención y los golpes y salidas que tiene impresionan al punto de no saber si reírte del personaje o con el personaje.

La forma de escribir

Siguiendo con la forma de escribir de Sonia Fraez debo decir que es muy rápida de leer y de captar los sentimientos. Escribe en primera persona con lo que hace que te identifiques con el personaje sufriendo lo que sufre la protagonista lo que hace que te bebas el relato casi de inmediato. Además, al ir por el lado comedia es más ameno y eso hace que no se te haga pesado, menos con cada cosa que le sucede al personaje.


Los sentimientos
Supongo que ya sabrás por dónde voy. Risas, comedia, alegría. Eso es lo que se puede sacar de este relato que, como te digo, fue uno muy divertido que dejó todo atado y bien atado (¡hasta el gato!)» de Palabras Encantadas.

¿Quieres leer la reseña de las otras seis historias? Haz click aquí.

Y te recuerdo que esta antología ¡es gratis! Sí, ¡gratis! Descargar libro gratis aquí.

Nuevo look de Enseñando a Nicolás

Hemos hecho un lavado de imagen a mi primer libro, Enseñando a Nicolás.

¿Qué te parece? ¿Crees que esta portada representa mejor el contenido del libro o que era mejor la otra? ¿Te gusta? ¡Cuéntanos!





¿Prefieres la versión inglesa o española?

¡Oferta de verano!

Ya llega el veranito y con éste las rebajas. ¡Y qué menos que aquí nos pongamos al día!

Así que tienes un 67% de descuento por la compra de la compilación de las tres partes de Un secretito de nada. Y, además, de regalo, el listado de todas las canciones que salen a lo largo del libro.

¡Tres por el precio de dos!

Un secretito de nada 1 = 0.99€
Un secretito de nada 2 = 0.99€
Un secretito de nada 3 = 0.99€
- - -
Total = 2,97
Descuento = 67%
- - -
Precio final = 1,98€ ¡Consíguelo haciendo click aquí!

Pero espera, ¡que hay más!

Puedes encontrar el libro en papel haciendo click aquí.

¿Qué te parece? ¿Lo has leído? Deja tu comentario ;)

¡Un secretito de nada, 3!

Un secretito de nada 3 ya está disponible y a la venta en Amazon ;)

Sinopsis:
Un secretito de nada no puede hacer daño a nadie, ¿verdad? Pues piénsalo dos veces.
Porque todo el mundo guarda secretos y cuenta mentirijillas, pero cuando descubres un secreto gordo (del tamaño de Marte) de tu supuesto novio, entonces, ¿qué? ¿Cómo reaccionas? Porque hay cosas que no son las que una espera descubrir abriendo a escondidas una caja con cerrojo dentro del armario de su novio, ¿vale? Para nada. Ni en un millón de años.
Así que hablando de secretitos… no creas que eres la única que guarda uno o podrías darte de bruces con algo que no puedas manejar.